Un beso es mucho más que un beso

Un beso es...

Un beso es más que un beso. Los estudios han demostrado que los detalles de un primer beso son más memorables que los detalles de cualquier otra experiencia sexual  que se practica por primera vez. En su libro «The Science of Kissing», la bióloga Sheril Kirshenbaum explica el impacto de los besos como algo que estamos programados para asociar con las emociones positivas desde el nacimiento: «Cuando nace un bebé, sus primeras experiencias de amor, comodidad y seguridad generalmente implican algún tipo de beso». Un beso es, sin duda, una experiencia única.

En la edad adulta, un beso apasionado es de las pocas cosas que hace que nuestros vasos sanguíneos se dilaten y nuestro cerebro reciba un aumento de oxígeno. A medida que aumenta nuestro ritmo cardíaco, nuestra respiración se vuelve irregular, nuestras mejillas se sonrojan y nuestro pulso se acelera. Las pupilas del ojo también se dilatan, lo que puede ser una
razón por la que cerramos los ojos. El beso también enciende una mezcla de neurotransmisores positivos, que incluyen endorfinas, dopamina, serotonina, adrenalina y la oxitocina, la hormona del amor.

Estas hormonas son una parte importante de mantener vivo el amor. Por eso besar más a menudo es una forma segura de redescubrir la chispa en una relación. Para una mujer, un beso ayuda a determinar la idoneidad de una pareja a través de sus marcadores hormonales. Las mujeres tienen un sentido del gusto y el olfato más fuerte, y los besos brindan la mejor oportunidad para obtener una muestra.

Para los hombres, los besos con la boca abierta mejoran la testosterona a través del intercambio de saliva. Las mujeres también reciben un aumento en la testosterona, lo que aumenta la libido. Estos hallazgos están respaldados por un informe dirigido por Gordon Gallup en la Universidad de Albany, en Nueva York. El Dr. Gallup encontró que «los hombres encuestados describieron abrumadoramente los besos como un medio para un fin sexual, mientras que las mujeres informaron que los besos les permitían evaluar cómo se sentía una posible pareja por ellas». Parece claro que un beso es mucho más que un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.