Amor propio: 100 maneras de celebrarlo (parte 1)

Amor propio

El amor propio es fundamental para la vida. Sin él no seríamos prácticamente nada. Celebrarlo, siempre es una buena idea. Y debemos hacerlo a todos los niveles. No cabe duda de que valorarnos en nuestra juesta medida es algo que resulta algo de vital importancia. Nuestros niveles de autoestima son fundamentales para nuestro estado de ánimo. Y de nuestro estado de ánimo dependen un buen número de cosas importantes en la vida. Pero el amor propio también es imprescindible a nivel sexual. POr eso, vamos a celebrar el amor propio de 100 diferentes maneras.

        • Cómprate un juguete sexual. Eso ya lo has hecho, ¿verdad?
        • ¡Haz una cita nocturna de amor propio contigo mismo y masturbarte!
        • Cómprate flores.
        • Enumera 10 cosas que amas o aprecias de ti mismo.
        • Bebe más agua.
        • Lee ese libro que querías leer.
        • Escribe una lista de gratitud.
        • Meditar.
        • Dormir más.
        • Disfruta de tu programa de televisión favorito.
        • Tómate un día por enfermedad y rejuvenece.
        • Da un paseo por la naturaleza.
        • Come chocolate amargo.
        • Ten un día de spa (en casa o reserva una cita).
        • Crea una lista de reproducción de tus canciones favoritas.
        • Ve a darte un masaje.
        • Coquetea con un extraño.
        • Planifica una estancia y concéntrate en ti mismo.
        • Ten una noche de fiesta para solteros.
        • Prueba una nueva clase de yoga o ejercicios.
        • Perdónate.
        • Escribe «Hola, cariño» con lápiz labial en su espejo.
        • Toma un baño con sales marinas, aceites esenciales, luz de velas y música.
        • Sé creativo. Haz arte, pinta, escribe un poema, construye una pajarera, crea un proyecto que hayas querido hacer solo por diversión.
        • Regálate algo delicioso.
        • Haz una meditación de sonrisa interior.
        • Embárcate en una aventura y prueba algo nuevo.
        • Estirarse. Tanto tu cuerpo como tus límites.
        • Programa un «tiempo para mí» diario.
        • Haz una práctica de respiración profunda.

Y no olvides, durante estas prácticas, no dejar de pensar en ti y en tu comodidad. Para poder disfrutar del neustro entorno y de los demás, antes hemos saber disfrutar de nosotros mismos. De la misma manera, para querer a nuestro entorno y a los demás, hemos de saber disfrutar de nuestro amor propio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.