La ciencia de besar (parte 2)

La ciencia de besar

La ciencia de besar fue el tema abordado en nuestra última entrada. Continuamos mostrando información relevante sobre la ciencia de besar. ¿Te preguntas dónde puedes besar a tu pareja? Las opciones son ilimitadas. Si bien la boca es lo más obvio, usar tus labios para una exploración de cuerpo completo de tu pareja es un recorrido que vale la pena realizar.

A continuación, enumeramos algunos de los lugares más frecuentados por la ciencia de besar.

        • Frente: Sostén la cabeza de tu pareja con ambas manos. Después, besa lentamente el punto justo encima del hueso de la ceja. En el medio de la frente con labios tiernos que forman la letra O. Esto es un gesto muy íntimo y también conocido como besar el tercer ojo. La puerta que conduce a una conciencia superior en la espiritualidad.
        • Nariz: Uno de los besos más amables de todos es un beso suave en la punta de la nariz. Para hacerlo más íntimo, mira a tu pareja a los ojos al mismo tiempo.
        • Cuello: Molesta a tu pareja moviendo la lengua y los labios suavemente hacia arriba y hacia abajo, alrededor de la parte delantera y trasera del cuello y finaliza con mordisqueos suaves para darles escalofríos de placer.
        • Palma: Besa la palma con los labios sueltos y luego cierra la mano con astucia. Como si estuvieran sosteniendo tu beso en la palma para protegerla.
        • Ombligo: Hacer cosquillas en el borde alrededor del ombligo se siente rizado y divertido. Varía velocidades y caricias para cambiar de sensación. Remata con un círculo de besos o una lengua que penetre en el ombligo.
        • Estómago: Los besos húmedos y con la boca abierta en el estómago pueden hacer que fluyan los jugos de una persona. Sin embargo, muchas personas pueden sentirse cohibidas por su estómago. Por ello, los besos suaves y sinceros por todas partes pueden ser igual de buenos.
        • Columna vertebral: Puedes besar la columna vertebral, seguido de lamidos suaves y respiraciones frescas. Así le das a tu pareja sensaciones excitantes de hormigueo en la columna vertebral.
        • Nalgas: Besa a tu pareja de mejilla a mejilla variando la velocidad y las caricias mientras exploras su vulnerable y sensible trasero.
        • Pies: los besos franceses en cada dedo del pie y lamiendo entre y a lo largo de su arco los pondrá en un frenesí de fetiche de pies.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.