Todo sobre las zonas erógenas (parte 1)

Las zonas erógenas

Las zonas erógenas son áreas del cuerpo muy sensibles al tacto. Esto permite que estas áreas se estimulen fácilmente y que la estimulación pueda conducir posteriormente a intensas sensaciones de placer y/o excitación sexual. Por esta razón, las zonas erógenas son especialmente importantes al participar en los juegos previos.

Fundamentalmente, la sensibilidad de las zonas erógenas puede diferir de una persona a otra, lo que significa que el nivel resultante de estimulación y excitación sexual puede variar significativamente. Por eso es importante comunicarse con sus parejas sexuales y conocer su respuesta individual a las diferentes zonas erógenas que se estimulan.

Pero ¿Cómo se estimulan las diferentes zonas erógenas? Las diferentes zonas especialmente sensibles se estimulan de diferentes formas y la investigación en esta área puede resultar bastante complicada. Por esta razón, es mejor desglosar la respuesta observando algunas de las zonas de neustro cuerpo más comúnmente disfrutadas.

Las orejas a veces se descuidan cuando se trata de apuntar específicamente a zonas erógenas, pero la piel aquí es extremadamente sensible y la estimulación puede resultar en un placer intenso para muchas personas. Además, los receptores sensoriales dentro del oído pueden contribuir a la experiencia completa, brindándole mucha libertad en términos de cómo se logra la estimulación.

Estas opciones van desde susurrar o soplar suavemente en los oídos, estimular los receptores sensoriales internos, hasta tocar la piel externa con suavidad con los dedos, o besar, morder o lamer los lóbulos de las orejas.

El ombligo y la parte inferior del abdomen en general, es otra área de mayor sensibilidad. Muchas personas responden positivamente al simple toque con los dedos. O al estímulo mediante besos o lamidos. Esto es cierto tanto para hombres como para mujeres, aunque algunas investigaciones sugieren que las sensaciones pueden ser más intensas para las mujeres.

Una de las razones por las que el ombligo es una zona erógena tan poderosa es su ubicación, cerca de los genitales. Sin lugar a dudas. Esto no solo lo convierte en un lugar conveniente para concentrar los esfuerzos durante los juegos previos, sino que también puede ayudar a generar anticipación. Y eso es tremendamente sensual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.