Los hombres y los pechos grandes (parte 1)

Pechos grandes

Que los hombress tienen fascinación por los pechos grandes es una obviedad. Se podría argumentar que si los hombres no adoraran los senos grandes, las mujeres no estarían obsesionadas con agrandarlos. Si los medios no continuaran contratando mujeres de pechos grandes para promocionar productos, los adolescentes no concentrarían su energía sexual en ellas. Incluso los tradicionales modelos esbeltos de alta costura se han transformado en símbolos sexuales más excitantes como Tyra Banks y Heidi Klum.

¿Y qué sería de la televisión sin ver los siempre brillantes y saltones pechos de Pamela Anderson? Además, las actrices ganadoras de un Oscar como Halle Berry son increíblemente hermosas con senos impecables, por lo que no es de extrañar que los hombres estén fascinados, hipnotizados y, a menudo, obsesionados con los senos.

La fascinación por los senos no es un fenómeno reciente. Los senos han sido celebrados, admirados y envidiados a lo largo de los siglos, como desalojados en el arte y la moda antiguos. En 1600 a. C., había esculturas de sumas sacerdotisas minoicas con los senos desnudos. A partir de entonces, muchas estatuas retrataron a diosas de múltiples pechos para representar el poder.

En el antiguo Egipto, las mujeres adornaban sus senos con pinturas primitivas y añadían perfumes para atraer al sexo opuesto. También mantuvieron sus senos desnudos para poder amamantar con frecuencia a sus bebés. En la antigua Roma y Grecia, las esclavas nubias exhibían sus pechos para complacer a sus amos. Los escultores griegos y los jarrones atenienses representaban con frecuencia senos expuestos.

Incluso durante el reinado del cristianismo, alrededor del año 341 d. C., cuando las mujeres se veían obligadas a usar modas sin forma, el arte frecuentemente representaba a mujeres con uno o más de sus senos expuestos para indicar fertilidad en lugar de sexualidad.

En el siglo XIV, los escotes se abatieron, las ropas se apretaron y los senos volvieron a lucirse para deleite de todo hombre de sangre roja. Fue durante el período del Renacimiento que nació el corsé. Los senos fueron empujados hacia arriba, juntos y moldeados en firmes decoraciones de deseo que resaltaban los senos al máximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.