Emociones negativas y sexo (parte 1)

Emociones negativas y sexo

Las emociones negativas y el sexo no son la mejor combinación para tu libido. De hecho, sentimientos como la ira, la tristeza y la preocupación afectan el deseo sexual mucho más de lo que la mayoría de nosotros comprende. El deseo sexual generalmente se considera como un impulso hormonal básico. A menudo se compara con el hambre o la sed y la sociedad en gran medida lo ve como algo sobre lo que simplemente no tenemos control. O tienes una libido alta o una libido baja y lo único responsable de esto son las hormonas. Pero esto no es realmente exacto.

El tamaño de nuestro apetito sexual no solo está determinado por las hormonas. También se debe a una gran cantidad de procesos diferentes dentro de nosotros, uno de los cuales es nuestro bienestar emocional. Los sentimientos son, en esencia, estados evolutivamente biológicos con tres objetivos: nos hacen saber lo que necesitamos, nos motivan a actuar de cierta manera y comunican nuestras necesidades a quienes nos rodean.

Esto significa que todas las emociones tienen su propia agenda secreta. Cuando entendemos lo que sentimos, es más fácil actuar de acuerdo con nuestras emociones   y sentirnos mejor. Las emociones positivas tienen que ver con conectarse con las personas, experimentar alegría e interés, mientras que las emociones negativas y el sexo a menudo tienen que ver con establecer límites o salir de una situación.

La preocupación es un sentimiento común. Una cosa que tendemos a preocuparnos con respecto al sexo es no poder actuar sexualmente. Lo que implica esta preocupación depende en gran medida de quiénes somos y de lo que creemos que es un desempeño sexual “adecuado”.

Por ejemplo, algunos se preocupan por la excitación sexual: no poder lograr o mantener una erección o no poder lubricar lo suficiente para la penetración vaginal. Para otros, se trata de no poder llegar al orgasmo o de correrse demasiado rápido.

Cuando nos preocupamos, nuestro cuerpo y nuestro cerebro están conectados para estar atentos a posibles amenazas. Las amenazas pueden ser  reales :  alguien apuntándote con un arma a la cabeza. También pueden ser percibidas :  no querer tener sexo cuando tu pareja lo quiere o preocuparse por no tener una erección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.