Emociones negativas y sexo (parte 2)

Emociones negativas

Las emociones negativas no suelen sertar bien a nuestra vida sexual. De hecho, en el origen de la mayoría de los probelmas sexuales suele aparecer alguna e estas temidas emociones negativas. No podemos controlarlas. Por eso, precisamente, es por lo que suelen causar daños no deseados.

Cuando nuestro cerebro se enfoca en amenazas potenciales en lugar de disfrutar del sexo, la probabilidad de que realmente entremos y permanezcamos en el estado de ánimo es mínima. Para encender nuestra libido, necesitamos procesar nuestras preocupaciones y superarlas. Hemos de dejar fuera las emociones negativas. Necesitamos estar más en el momento y dejar de escanear nuestro entorno y a nosotros mismos en busca de señales. En esencia, necesitamos experimentar la situación total y completamente.

Preocuparse por cosas no sexuales también, desafortunadamente, tiene la capacidad de afectar negativamente nuestra libido. Tal vez los pensamientos sobre una presentación importante en el trabajo comiencen a surgir justo en medio del acto. O nos preocupamos por nuestros hijos y cómo les va en la escuela.

Ya sea que estos pensamientos nos consuman durante el sexo o en otros momentos durante el día, impiden nuestra capacidad de poner en marcha nuestro cuerpo. Porque, como todos sabemos, el sexo y el estrés no son la mejor pareja cuando se trata de disfrutar del sexo y ponerse de buen humor.
tristeza y sexo

Otro sentimiento común que afecta negativamente a nuestro deseo sexual es la tristeza. Sin duda, una de las emociones negativas más terribles. Al igual que la preocupación, sentirse triste por cosas sexuales y no sexuales puede provocar una libido baja. Para algunos, nuestra libido baja puede, a su vez, hacernos sentir aún más tristes, lo que exacerba nuestro deseo sexual ya bajo o nulo.

Cuando nos sentimos tristes nuestro cuerpo tiende a sentirse pesado. Algunos lo describen como una emoción que pesa mucho sobre sus hombros. Se sienten desprovistos de energía y lo último que tienen en mente es el sexo. Debido a que la tristeza, como todos nuestros otros sentimientos, es tanto una experiencia corporal como lo es la libido, impide nuestro apetito por el sexo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.