Las hormonas de la felicidad y el sexo (parte 2)

Las hormonas

Las hormonas se liberan cuando se practica el sexo. La actividad sexual libera endorfinas, que nos hacen sentir bien y relajados. La prolactina, una hormona asociada al comportamiento maternal, se libera durante la actividad sexual en mujeres y hombres. Los hombres también experimentan subidas de prolactina tras la liberación orgásmica de testosterona (una hormona masculina). Esto puede provocar sentimientos de bienestar o euforia, ya que ofrece la oportunidad de establecer un vínculo físico y emocional con la pareja a través de la intimidad, en lugar de limitarse a satisfacer únicamente las necesidades físicas, como ocurre normalmente con otras formas de sexo, sin ninguna conexión emocional.

Las endorfinas son analgésicos naturales. Como la mayoría de las hormonas. Lo que significa que te ayudan a sentirte bien cuando estás estresado o triste. Se liberan durante el sexo, el ejercicio y la risa.

Las endorfinas también ayudan al cuerpo a recuperarse de la actividad física. Si algo duele, las endorfinas ayudan a reducir el dolor de la lesión bloqueándolo para que el cuerpo pueda centrarse en curarse a sí mismo en lugar de preocuparse por lo que ocurre a su alrededor.

Las endorfinas son analgésicos naturales y pueden ayudar a reducir los niveles de estrés. Las endorfinas también tienen un efecto calmante en el cerebro, lo que hace que las personas se sientan tranquilas y somnolientas después del orgasmo. Por eso el sexo es tan satisfactorio para muchas personas: libera endorfinas en nuestro cuerpo, lo que nos hace sentirnos bien con nosotros mismos y con los que nos rodean.

Las endorfinas también pueden hacer que la gente sienta menos dolor. Incluso  por una lesión o enfermedad. Así que si te haces daño durante el coito (o cualquier otra forma de hacer el amor), prueba a beber un vaso de agua con rodajas de limón flotando en él justo antes de acostarte. Los cítricos te ayudarán a aumentar tus niveles de endorfinas sin que te vuelvas demasiado loco.

La prolactina es una de las hormonas que se libera durante las relaciones sexuales y la lactancia. Puede ayudar a las personas a sentirse tranquilas, somnolientas y satisfechas después del orgasmo.

Esta hormona también se conoce como «el pegamento» porque ayuda a conectar el cerebro con otras partes de nuestro cuerpo. Cuando se mantienen relaciones sexuales o se amamanta al bebé, la prolactina aumenta debido a la estimulación de los órganos sexuales y los pechos (o pezones). El aumento de esta hormona hace que nos sintamos relajados y más conectados entre nosotros tanto física como emocionalmente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.