Recuperar la virginidad

Recuperar la virginidad

Lo de recuperar la virginidad no es del todo nuevo. No hace demasiado que una célebre expresentadora de televisión hizo arder las redes sociales con este anuncio. Cerca de los cincuenta años de edad y con un importante historial a susu espaldas anunció que acababa de recuperar la virginidad para entregársela a una persona muy especial.

Al margen del espacio que ocupó durante un tiempo en los principales mediso dedicados al corazón, lo cierto es que su anuncio es algo absolutamente real. Al menos si lo interpretamos en un sentido amplio. En realidad, la virginidad en el sentido bíblico de no haber conocido varón es algo que ni ella ni nadie puede recuperar. Una vez que se mantienen relaciones sexuales se puede considerar que se pierde la virginidad.

Sin embargo, si de lo que hablamos es de recomponer un hímen roto o, como en este caso, ya completamente desaparecido, sí que podemos econtrar una forma de llevarlo a cabo. De hecho, las cirugías para recomponer el hímen son relativamente solicitadas. En teoría, cualquier mujer que lo desee puede pasar por el quirófano para realizarse esta sencilla cirugía de recomposición del hímen.

Las himenoplastias son principalmente solicitadas por aquellas mujeres que, por cuestiones sociales fundamentalmente, deben aparentar mantener la virginidad. El miedo al rechazo social que la pérdida de la virginidad les pueda generae es la causa fundamental de someterse a esta cirugía. El precio está en torno a los 2000 euros. Aunque depende del centro en el que se lleve a cabo la operación.

La función de esta menmbrana es la de proteger de posibles infecciones el interior de los genitales femeninos durante la niñez. Una vez que aparece la pubertad deja de tener sentido ya que el organismo genera otros tipos de defensa contra las mismas amenazas. Un claro ejemplo es el desarrollo de una abundante flora antigérmenes.

Es conveniente poner de manifiesto que, si bien no se trata de una cirugía complicada, se trata de una invervención quirúrgica. Y toda intervención quirúrgica conlleva alguos riesgos. Esto es así. Informarse de ellos es fundamental cuando una persona se plantea pasar por el quirífano para una operación de este tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.