Fases de la desescalada sexual

Desescalada sexual

Las fases de la desescalada sexual son aquellas que hemos de seguir para que nuestro cuerpo y mente vuelva a mantenerse activa desde el punto de vista de nuestra sexualidad. Durante largas semanas estamos soportando un confinamiento ineludible a causa de la pandemia que azota a a todo el  mundo. Ahora que comienza la desescada a nivel social para adaptarnos a la denominada «nueva normalidad» hemos de realizar, también, una desescalada a nivel sexual para poder recuperar la normalidad también en este ámbito de nuestra vida.

En los próximos meses habremos de  reeducarnos en un buen número de labores diarias. Tanto a nivel físico como a nivel emocional. Tendremos que adaptar nuestro cuerpo y nuestra mente a una nueva realidad social. Sin duda, uno de los aspectos inherentes al ser humano en el que notamos los cambios de una forma más significativa es en nuestra sexualidad. Por ello también en este aspecto habremos de prepararnos. A este proceso de adaptación lo llamaremos desescalada sexual.

El confinamiento nos ha permitido, no cabe duda, descubrir un buen número de nuevas formas de vivir la masturbación. Un buen dato al respecto es que se ha disparado la venta de juguetes sexuales. Algunas prácticas sexuales como el sexting o el consumo de pornografía han  crecido exponecialmente con el confinamiento. Pero ahora es el momento  de la desescalada sexual.

La sigiente fase para la desescalada sexual, tras la masturbación en todas sus variantes, pasa por un descenso del deseo sexual. El deseo, a medida que pasa el tiempo, baja. Es, prácticamente, inevitable. Tras un  periodo de tiempo significativo, el sexo se puede llegar a mirar hasta con desgana. Si a esto le unimos el síndrome de la cabaña, que hace que tengamos un miedo horrible ante la idea de salir de casa, la falta de deseo está servida.

Muchas personas lelgan a sentir una profunda inseguridad a la hora de tener cualquier contacto físico. No hemos de olvidar que estamos hablando de dos meses sin encuentros físicos. A esto hemos de sumarle  la cantidad de información recibida sobre la peligrosidad del contacto, la necesidad de asepsia y el distanciamiento social.

Sin embargo, todo pasa. Y a este periodo de bajón y mideo ante el mundo en general le seguirá otro de normalización de la nueva situación y de ganas de aprender a manejarnos en este nuevo mundo. Por supuesto, también en lo que a nuestra sexualidad se refiere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.