Mudarte para vivir juntos

Juntos

Mudarte con tu pareja es un gran paso. Sin importar lo locamente enamorados que estéis. No querrás apresurarte y terminar arruinando la relación que tienes, que hasta ahora ha sido perfecta. Sin embargo, por otro lado, podrías perderte algo realmente especial. Por no mencionar que podría ser aún más sorprendente una vez que viváis en la misma casa. Vamos a daros algunas señales  que indican que estás listo para dar el paso y mudarte con tu pareja para vivir juntos.
Si tu compañero de piso te envía un mensaje de texto diciendo que te extraña, es probable que pases más tiempo en la casa de tu pareja que en la tuya. En cada relación, siempre habrá un lugar favorito para pasar el rato  y te encontrarás pasando, al menos, el 80% de tu relación en ese lugar. Increíble.

Incluso después de que termine el período inicial de luna de miel. Si disfrutáis de dormir en la misma cama y no encuentráis que los hábitos de sueño del otro sean un problema,  probablemente estéis bien preparados para ser compañeros de cama permanentes. ¿No te parece?

La mayoría de las parejas descubren que una vez que se mudan juntas, su vida social tiende a desacelerarse un poco y, probablemente, pasan más noches dentro que saliendo. Sin embargo, eso no significa que las cosas tengan que volverse aburridas.

Si tú y tu pareja estáis tan felices de tener una noche acogedora como de salir, es probable que sean excelentes compañeros de cuarto. Lo mejor de vivir juntos es la oportunidad de ver más a amigos y familiares, ya que sabes que siempre podrás ver a tu pareja al final de la noche. SUena bien. ¿No?

Un aspecto realmente importante de vivir juntos es ser iguales en todos los sentidos. De modo que ninguno de los dos sienta que está trabajando más duro que el otro en la relación. Desde cocinar la cena, lavar los platos, hasta seducir a tu pareja con un sensual masaje. El arte de mantener una excelente relación familiar es jugar limpio y mantener el equilibrio.

Si tú y tu pareja estáis aceptando los puntos fuertes del otro, así como también sus puntos no tan fuertes, entonces una vez que se muden, deberían poder solucionar la mayoría de las cosas sin peleas constantes o andar de puntillas.  Esto es así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.