Acerca de la menopausia

La menopausia

La menopausia es el fin de la menstruación de la mujer que marca también el fin de su etapa reproductiva. Es un cambio fisiológico que puede variar mucho en cada caso. Para la Organización Mundial de la Salud  y la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia  la menopausia se produce cuando la mujer lleva 6 meses con amenorrea.

En cuanto a los cambios hormonales más frecuentes que se producen destaca la disminución de ovocitos, produciendo el final de la función ovárica y una respuesta más débil a las gonadotropinas. Los niveles de estradiol disminuyen, mientras que la hormona foliculoestimulante  aumenta. También comienzan a disminuir  los niveles de FSH y de la hormona luteinizante.

Entre el 75 y el 85% de las mujeres con menopausia aparecen estos síntomas, siendo muy variables en cada una de ellas :

      • Corto plazo o agudos: alteraciones vasomotoras como los sofocos y también cambios neuropsíquicos, fatiga, insomnio e irritabilidad.
      • Medio plazo o subagudos: El aparato genitourinario sufre una atrofia mucocutánea.
      • Largo plazo: Aparecen los problemas cardiovasculares y osteoporosis.

Encontramos cambios hormonales de los estrógenos , la testosterona, la progesterona, la prolactina y de los niveles endógenos de oxitocina y de endorfinas. Por tanto, la diminución de estrógenos está relacionada con una disminución de la lubricación vaginal durante la fase de excitación, la atrofia de la mucosa y la dispaurenia en la penetración. También hay efectos androgenodependientes como son la motivación para la actividad sexual, la reactividad del clítoris frente a la estimulación o la congestión vascular.

Los cambios genitales que encontramos en esta etapa son que la vagina puede comenzar a estar menos elástica. Sus paredes adelgazan y cambian a un color rosa más pálido y su tamaño disminuye progresivamente. El epitelio vaginal más fino se puede inflamar o ulcerar y al adelgazarse las paredes de la vagina. Las formaciones contiguas a la uretra y la vejiga se pueden irritar mecánicamente con el coito. Esto se produce de manera más frecuente cuando no hay una lubricación efectiva.

Si la mujer tiene relaciones sexuales con penetración de manera habitual durante este período se puede conservar la expansión de la vagina y mejorar la lubricación de esta. Si por el contrario no se practica el coito ni la masturbación, se puede encontrar dificultad en la relación sexual con penetración entre 5 y 10 años después de la menopausia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.