La experiencia sexual de la mujer

Experiencia sexual

La experiencia sexual de una mujer puede ser compleja.  Las imágenes e historias de mujeres aparentemente disfrutando del sexo abundan en los medios de ficción. Incluso una mujer receptiva, que tiene la experiencia del orgasmo a través de la masturbación, duda de la conclusión inevitable de su propia experiencia. Pero es mucho más difícil para las mujeres que nunca experimentan el orgasmo. No tienen nada con qué reemplazar la ficción. La mayoría de las mujeres concluyen que estas experiencias ficticias deben ser ciertas para algunas otras mujeres indefinidas. Al mismo tiempo, todo el ego y la bravuconería hacen que otros concluyan que todo es un engaño. Pero esta conclusión privada nunca se promueve.

No existe una fuente confiable de información sexual. Entonces, las mujeres nunca saben lo que pueden esperar de manera realista de sus experiencias sexuales. La experiencia sexual propia suele ser el único referente realista. Las propias mujeres rara vez comparan notas sobre el sexo con honestidad. A la mayoría de las mujeres les da vergüenza hablar de sexo. Pero también las mujeres tienen un deseo natural de presentarse como mujeres normales y sexualmente atractivas. Las mujeres interpretan sus experiencias de formas muy diferentes. Algunos, especialmente los jóvenes e inexpertos, tienden a reflejar la visión masculina de que el sexo es maravilloso. Otros encuentran que les hace poco. Pero solo se promueve activamente la visión positiva.

El sexo es de vital importancia para los hombres y, por lo tanto, no es negociable. Mientras una mujer esté dispuesta a tener relaciones sexuales, un hombre asume que es feliz, incluso si su comportamiento indica lo contrario. Los hombres usan el silencio y una muestra de afecto o simplemente la rutina de una pareja para iniciar el sexo. Luego, indican su disgusto cuando no se ofrece sexo mediante el uso de comportamientos como el mal humor en lugar de una discusión explícita. Los hombres usan la presión emocional para salirse con la suya.

Muchas personas luchan por ser honestas sobre sus sentimientos y motivos. No queremos admitir nuestra vulnerabilidad y necesidad de tranquilidad. Creemos que la única forma de protegernos y conservar algo de dignidad es guardar silencio. El silencio es una forma de evitar los conflictos, pero se vuelve aún más difícil hablar de sexo debido a los sentimientos cargados de emoción involucrados. A los hombres les gusta correr riesgos, mientras que las mujeres prefieren evitarlos. Los hombres son más propensos a beber alcohol, apostar, buscar el erotismo y realizar actividades peligrosas. Las mujeres pueden abrirse a los demás más fácilmente porque tienen menos de qué sentirse culpables. Un hombre no quiere que una mujer controle cómo se comporta o pasa su tiempo. Una mujer no quiere que un hombre controle su cuerpo y lo que se le hace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.