Etapas de las relaciones sexuales

Etapas

Las relaciones sexuales pueden dividirse en etapas. Aunque cada individuo difiere en cómo disfruta y reacciona a los estímulos sexuales, un equipo de investigadores estadounidenses  identificó cuatro etapas físicas distintas por las que todos, hombres y mujeres, atravesamos si alcanzamos el orgasmo. Llamaron a estas etapas excitación, meseta, orgasmo y resolución.

La etapa de excitación puede durar desde unos minutos hasta varias horas. Puede comenzar a través de la estimulación física, como besos o caricias. Del mismo modo, puede emociomenzar la excitación al pensar en alguien a quien se ama o desea. O al estar cerca de esa persona. La parte más notable de esta fase es el efecto que tiene sobre el tejido eréctil, principalmente el pene en el hombre y los pezones en la mujer.

El cuerpo femenino exhibe una gama más amplia de reacciones durante la etapa de excitación. No solo los pezones se congestionan y se ponen erectos, sino que también se agranda la areola, el área oscura alrededor del pezón. Las venas del pecho se llenan y destacan. En la mayoría de las mujeres, el clítoris se hincha y se alarga y los labios menores y mayores también reaccionan.

Los signos de excitación sexual también son visibles en el rostro tanto del hombre como de la mujer. Los labios y los lóbulos de las orejas imitan otros tejidos eréctiles al enrojecerse e hincharse, y las mejillas también pueden enrojecerse. Los ojos parecen brillar y las pupilas se dilatan. También hay aumentos marcados en el pulso, la presión arterial y la frecuencia respiratoria. La frecuencia del pulso puede subir de 70 a 80 latidos por minuto a más de 100 a medida que la respuesta sexual se vuelve más intensa.

La siguiente de las etapas es la de meseta. En algún momento, es probable que la pareja comience a tener relaciones sexuales. La excitación puede continuar durante algún tiempo.  Alcanzar la fase de meseta es una clara señal de que el orgasmo está cerca y, probablemente, ocurrirá en unos pocos minutos. Hay signos inequívocos de que ha comenzado la fase de meseta. Si deseas prolongar su acto, debes aprender a reconocerlos y detenerte por un corto tiempo.

Cuando comienza la fase de meseta, un rubor moteado puede extenderse por el estómago hasta el pecho, el cuello, la cara y, a veces, incluso los brazos, los muslos y las nalgas de ambos miembros de la pareja. Esta erupción es particularmente notable en los senos de la mujer. Estos se hincharán, a veces hasta un cuarto de su tamaño normal, y las areolas pueden agrandarse tanto que los pezones parecen desaparecer. Los testículos del hombre también se agrandan, su pene aumenta aún más de tamaño y el glande se torna de color púrpura.

La siguiente es la fase de orgasmo. A medida que la tercera fase, el orgasmo, se vuelve inminente, la frecuencia del pulso puede aumentar hasta 180 latidos por minuto. Puede llegar a ser tan alta  como la de un atleta de velocidad o alguien que realiza un trabajo físico pesado. La presión arterial aumenta drásticamente y, en casos muy raros, los hombres y las mujeres en realidad se desmayan, perdiendo momentáneamente el conocimiento durante el orgasmo.

En el hombre, el orgasmo se caracteriza por la eyaculación. Los conductos deferentes, las vesículas seminales, la próstata y la uretra se contraen espasmódicamente para forzar el fluido seminal a subir por el pene y salir hacia la vagina de la mujer. En la mujer, el útero se contrae fuertemente, al igual que el tercio externo de la vagina e incluso los labios internos. Fase de resolución

La fase final del coito es la resolución. Esto puede durar de 10 a 15 minutos. Si no se ha alcanzado el orgasmo. Los cambios que se producen durante la resolución pueden tardar hasta 24 horas. No es de extrañar que, si este es el caso, no solo te quedes tenso emocionalmente, sino también físicamente agotado y dolorido. Durante la resolución, el rubor que cubría tanto al hombre como a la mujer se desvanece. El pene del hombre se encoge a su tamaño normal y flácido, y sus testículos disminuyen y caen. Los senos de la mujer también vuelven a su tamaño normal y los pezones se ablandan y aplanan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.