La posición sexual y el sexo del bebé

Posición sexual y sexo del bebé

¿Puede la posición sexual determinar el sexo del bebé? Los mitos, las mentiras, los cuentos de viejas y los engaños que flotan tratando de vincular las posiciones sexuales al género específico del bebé han existido durante años. Probablemente desde siempre. Seguro que  ya habéis leído algunas. ¿Has recibido alguna respuesta que haya sonado incluso parcialmente plausible?

Algunas de las investigaciones sobre cómo obtener el género específico del bebé a través de la posición sexual ha dado como resultado que las principales instituciones científicas declaren públicamente que no tienen ninguna investigación que demuestre una forma u otra. Claro y conciso.

Sin embargo,  algo de lógica fisiológica  puede tener algún sentido práctico. Tal vez encontremos algunas soluciones prácticas para elegir el género del bebé a través de una posición sexual específicas.

Se ha demostrado científicamente que los espermatozoides masculinos, los que tienen un cromosoma «Y», son nadadores rápidos. Campeones de velocidad, pero con una vida corta de aproximadamente 24 horas. Los espermatozoides femeninos, los que llevan una «X», son los deportistas de larga distancia. No se mueven tan rápido como los machos, pero pueden vivir mucho más tiempo. Por lo general hasta 72 horas en el cuerpo de una mujer.

Si quieres un niño, todo lo que tienes que hacer es asegurarte de que un espermatozoide con un cromosoma «Y» fertilice el óvulo en espera. Eso es todo. Por otro lado, si el óvulo es fertilizado por un espermatozoide que lleva un cromosoma «X», entonces estaremos ante una hermosa niña. La mayoría de los expertos dicen que cualquier espermatozoide que fertilice el óvulo es un evento aleatorio, nadie tiene ningún control sobre el evento. Pero, dadas las diferencias en los espermatozoides, ¿es esto realmente cierto? ¿Es realmente aleatorio?

Ahora que conocemos estas características básicas, la lógica puede revelar qué posiciones sexuales pueden aprovechar los puntos fuertes de cualquiera de los espermatozoides.

Si deseas tener un bebé niño, debes facilitar al máximo que el espermatozoide del cromosoma «Y» gane la carrera hacia el óvulo. Con gran rapidez, pero con una vida corta, ese esperma masculino debe depositarse lo más cerca posible del óvulo. En este caso, la buena posición del misionero es la mejor. Con la máxima penetración y la mujer boca arriba para dejar un camino lo más despejado posible. Para obtener los mejores resultados a medida que el hombre eyacula, la mujer debe mover las piernas lo más cerca posible de los senos.

Dado lo que sabemos acerca de los espermatozoides masculinos y femeninos, en este caso querrías que ninguno, o muy pocos, espermatozoides masculinos lleguen al óvulo. Entonces, para tener la mejor oportunidad para una niña, debes depositar los espermatozoides más lejos del óvulo. De modo que los espermatozoides masculinos mueran temprano. Permitiendo que los espermatozoides femeninos más lentos, pero de mayor duración, lleguen al óvulo. Aquí se debe usar una penetración poco profunda, generalmente desde la parte trasera. Por ejemplo al estilo perrito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.