La dominación financiera

Dominación financiera

La dominación financiera, aunque a menudo se malinterprete, es un fetiche válido y una forma muy poderosa de intercambio de poder. A menudo se practica al margen de la comunidad BDSM. Tener el fetiche de ser controlado financieramente por un Domme poderoso es en cierto modo similar a tener pantimedias o fetiche de pies. Solo que el objeto del fetiche es dinero en lugar de pies o una prenda de vestir. Los individuos que participan en el fetiche suelen excitarse y, en algunos casos, incluso excitarse con su juego fetiche. Al igual que en el caso de  otros fetiches sexuales.

En los casos de dominación financiera, esta excitación suele ocurrir cuando el esclavo o escalva le da dinero su amo o ama. Sintiéndose impotente bajo su control. En la mayoría de los casos, el hombre experimentará una intensa emoción tanto cuando piense en darle dinero a un Domme como cuando le dé tributos. Esta emoción puede durar incluso más allá de ese punto, durando días después de participar en este fetiche.

Generalmente, el que da dinero es un hombre y la que recibe es una mujer. Si bien, hay casos de hombres dominantes que participan en el fetiche. Al igual que los fetiches de pies, el fetiche de dominación financiera es uno en el que las mujeres suelen considerarse superiores. Por lo tanto, rara vez encontrarás a una mujer sirviendo a un hombre de esta manera.

El pago dado se llama tributo. Puede oscilar entre cincuenta euros cuando los extraños se conocen por primera vez hasta varios miles de euros, como puede ser el caso en las relaciones bien establecidas. Al igual que otras relaciones ama esclava, algunos dominantes financieros formarán fuertes lazos con aquellos que les sirven durante un largo período de tiempo. Sin embargo, estas relaciones serán muy platónicas. Si bien la Dominación Financiera es un fetiche con carga sexual, que excita y provoca, la mayoría de las Dommes no tendrán sexo con sus esclavos, al igual que una Dominatriz Profesional no lo haría con sus clientes.

Las mujeres que participan en este fetiche se llaman princesas, reinas e incluso diosas. En este intercambio de poder no solo se intercambia dinero, en muchos casos también se dan obsequios. Generalmente se compran en una lista de deseos. Los regalos son tan populares porque hay un gran énfasis en mimar a la dominante femenina. Permitir que la dama viva una vida de lujo absoluto mientras el hombre lucha y sufre de muchas maneras por ella es a menudo una gran parte de la Dominación Financiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.